Casi todos los que practicamos senderismo con mayor o menor frecuencia no olvidamos nuestros bastones cuando salimos al campo a hacer trekking. Pero, ¿realmente sabemos utilizarlos? ¿Conocemos sus beneficios? ¿Qué tipo de bastones son los adecuados para nosotros? ¿Es mejor llevar uno o dos?

Baston Portada

En este artículo encontrarás las respuestas a estas preguntas y la próxima vez que vayas a la montaña caminarás de otra forma sabiendo cómo utilizar los bastones de una manera más óptima.

Empezaremos por la última pregunta ya que de la respuesta va a depender parte del contenido de este artículo.

 

¿Es mejor llevar uno o dos bastones?

Pues como todo en la vida, depende. Depende de nuestra salud, de las condiciones del terreno que nos vayamos a encontrar y de la actividad que vayamos a realizar. Pero hoy nos vamos a centrar en la práctica habitual del senderismo, en condiciones de salud favorables para ello. Así que, en este caso, sí que es más que recomendable llevar dos bastones ya que nos ayudarán a mantener el equilibrio y a repartir el peso minimizando el impacto en las articulaciones. Ahora bien, ¿cómo debemos utilizarlos?

 

Ventajas de utilizar los bastones de trekking

Antes de nada, debemos mencionar las ventajas del uso de los palos ya que eso nos motivará a utilizarlos correctamente.

  • Mantener el equilibrio: Los bastones nos proporcionan dos puntos extras de apoyo lo que nos ayuda a mantener la estabilidad cuando el terreno es irregular.
  • Minimizan el impacto del peso en nuestras articulaciones: aparte de nuestro propio peso llevamos el peso de la mochila. Los bastones nos ayudan a repartir todo el peso minimizando el efecto que esto tiene en nuestras articulaciones, especialmente las rodillas, lo que reduce el riesgo de lesiones.
  • Realizamos un ejercicio más completo ya que aumenta el número de músculos que ejercitamos optimizando el esfuerzo que realizamos y nos ayudan a impulsarnos reduciendo el cansancio muscular y bajando el ritmo cardíaco.
  • Defensa: en el caso de que nos sorprenda un animal que pueda suponer un peligro para nosotros pueden ayudarnos a defendernos o ahuyentarlos.

 

Partes del bastón

  • Empuñadura: Es la parte superior del bastón, la que agarramos con la mano. Puede estar hecha de diferentes materiales, plástico, caucho, corcho o foam. Algunos bastones tienen doble empuñadura, es decir, una segunda empuñadura situada debajo de la superior que nos permite agarrar el bastón más abajo, acortando su longitud cuando cambia el desnivel del terreno.

Baston Doble Empuñadura

Baston Par Doble Empuñadura

  • Dragonera: son las cintas que van unidas a la empuñadura. Por un lado, nos permiten aliviar el peso sobre las muñecas y los brazos ya que no tenemos que hacer tanta fuerza al sujetar la empuñadura, y por otro, nos ayudan a no perder el bastón en el caso de resbalemos.

Baston Dragonera

  • Cuerpo: es un tubo que está formado por dos o tres segmentos y que se pueden ajustar mediante un sistema de palanca, botón o rosca, según el bastón. Pueden ser de aluminio o de fibra de carbono, este último más ligero que el aluminio.

Baston Cierre Rosca

 

Baston Cierre Clic

  • Rosetas: Dependiendo del clima, el terreno y la actividad que vayamos a realizar debemos utilizar un tipo de roseta u otra:
    • Roseta pequeña con el borde liso o ligeramente dentado: se utiliza para la práctica del trekking en terrenos con barro, raíces o piedras sueltas.
    • Roseta grande o roseta de esquí: se utiliza para que, en los terrenos nevados, el bastón se hunda lo menos posible.
    • Punta: es la parte inferior del bastón, generalmente un regatón de plástico seguido de una punta de tungsteno, material resistente a la abrasión y que soporta muy bien el desgaste. Tiene un tapón de goma desmontable para evitar que el bastón resbale en las superficies más lisas, como terrenos asfaltados o roca desnuda.

Baston Rosetas

Baston Puntas

  • Sistema Anti-shock: es un sistema de amortiguación que va en el interior del tubo para suavizar el impacto inicial del bastón al golpear el suelo.

 

¿Cómo ajustar correctamente los bastones?

Altura: Lo primero que tenemos que ajustar es la altura del bastón. Cogemos el bastón por la empuñadura y ajustamos su altura de tal manera que el brazo y el antebrazo formen un ángulo ligeramente superior a 90º. Debemos acortar la altura en los ascensos y alargarla en las bajadas.

Dragonera: Hay dos formas de ponernos la dragonera. Una es introduciendo la mano por arriba y agarrando la empuñadura. Debemos ajustar la correa correctamente de tal manera que ni nos apriete ni quede demasiado suelta y se nos escape el bastón. La otra manera de utilizar la dragonera es introduciendo la mano por la parte de abajo y agarrando la cinta entre el pulgar y la empuñadura. En este caso la dragonera debe de ir más suelta que en el caso anterior.

 

Técnicas para caminar:

Cada persona debe escoger la técnica con la que se encuentre más cómoda y teniendo en cuenta la pendiente del terreno.

  • Alternando las piernas: el bastón se mueve en paralelo a la pierna opuesta, es decir, pierna derecha adelantada con el bastón izquierdo y viceversa. Con esta técnica nuestro equilibrio es mejor y avanzamos de una manera más natural ya que es similar a cuando andamos.
  • Piernas paralelas: el bastón avanza con la pierna de su mismo lado, es decir, pierna derecha avanzada con el bastón derecho. Esta técnica reduce la fatiga y el cansancio en las piernas.
Según la pendiente:
  • Llaneando o en ligero descenso: Los bastones nunca pueden pinchar por delante del pie. Lo ideal es a la altura del pie o un poco por detrás. De otra manera no nos podríamos impulsar y el esfuerzo sería mayor.
  • Subidas: Cuando subimos una pendiente debemos clavar los bastones por delante nuestra e impulsarnos hacia arriba.
  • Bajadas: Debemos clavar los bastones por delante de nosotros y hacia los laterales para dejar espacio para los pies y así evitar tropezar con ellos. En pendientes muy pronunciadas, bajamos en zigzag, clavando los dos bastones juntos por el lateral y siempre a una altura superior a nuestros pies dependiendo de la pendiente.

 

Consejos

  • Es muy importante mantener limpios nuestros palos, especialmente la parte de unión de los tramos de los bastones ya que ahí se acumula suciedad o agua.
  • Tanto en subidas como en bajadas es aconsejable no usar las dragoneras para tener las manos libres en el caso de una caída.
  • En la mochila, debemos llevar nuestros palos plegados y bien sujetos y con la punta hacia arriba.
  • En caso de lluvia, los pondremos con las puntas hacia abajo para evitar que el agua se meta dentro del bastón.
  • No debemos ayudar a un compañero a subir una pendiente tirando del bastón pues se puede salir uno de los tramos y provocar un accidente.